Categoría: Consejos de mantenimiento

Categories: Consejos de mantenimiento

La seguridad al volante no solo se encuentra en las destrezas del conductor sino también en el buen mantenimiento del vehículo para seguir manteniendo sus buenas propiedades y por eso disponemos del servicio de reparación de llantas en kmzero:

Un aspecto muy importante a tener en cuenta para el bienestar de nuestro vehículo son el estado de los neumáticos. Éstas han de estar en perfectas condiciones y en buen equilibrio para evitar desgastes irregulares o cambios en la dirección durante la conducción. Con ello, las llantas conforman esa importante sujeción a nuestro neumático, manteniendo el equilibrio, y por tanto manteniendo la correcta dirección del vehículo, aportándonos esa buscada seguridad. Por lo tanto vamos a cuidar de igual manera de las llantas.

Resistencia

En Kmzero nos caracterizamos por ofrecer utilizar materiales de gran resistencia en nuestros productos. Nuestros neumáticos exclusivos, al igual que las llantas, son de gran resistencia, soportan grandes adversidades. Recordamos que muchos de nuestros neumáticos y llantas se utilizan en vehículos de competición.

Al igual, en Kmzero ofrecemos un servicio de calidad en la reparación de sus llantas.

Si crees que las llantas de tu vehículo necesitan una reparación, ya sea por alguna colisión, o ante cualquier síntoma, no dudes en acudir a nosotros.

Análisis y diagnóstico

En primer lugar, en Kmzero haremos un exhaustivo análisis del estado de tus neumáticos y llantas ofreciéndote un detallado diagnóstico del estado de los mismos.

Los principales daños que suelen sufrir las llantas son las abolladuras. Sobre todo tras colisiones o incluso con los golpes contra el bordillo. Los resaltes o baches de la carretera  también pueden ocasionar daños en las llantas. También las grietras y rozaduras son los principales daños que podemos encontrarnos en ellas.

Todos estos desperfectos obviamente afectan a la dirección del vehículo y pro tanto a nuestra seguridad.

Tras el análisis, reparación o sustitución

Si los daños son irreparables no nos quedará más remedio que ofrecerte la sustitución de las mismas por unas de mayor resistencia como las que ofrecemos, y así, garantizarte la mayor seguridad ante el volante. Pero trataremos de salvar por todos los medios a tus llantas.

En Kmzero ante daños superficiales reparamos tus llantas mediante el lijado de las mismas, las recubriremos de pintura también.

Tendremos en cuenta, además el material de tus llantas, ya que de él dependerá mucho el tipo de reparación. Por ejemplo, las llantas de acero son un material muy resistente, utilizado en muchas de las llantas que comercializamos en exclusiva, suelen ser llantas muy salvables, de fácil reparación. Luego, las llantas de aleación de aluminio ofrecen menor resistencia lo que supone que ante grandes abolladuras, su reparación será menos efectiva, y en su caso, tras analizarlo se considerará muy cuidadosamente si reparla o, para mayor seguridad sustituirla por una nueva.

Como nos caracteriza, en Kmzero ofrecemos calidad a buen precio, y aquí, en la sustitución de tus llantas seguimos con la misma línea. Además, seremos ágiles, tardaremos poco tiempo en repararlas.

No dude, y consúltenos ante la menor duda del estado de sus llantas y neumáticos, priorice seguridad y calidad con nosotros.

647

Categories: Consejos de mantenimiento

Entendemos que todo el mundo quiere sacar el máximo rendimiento de sus neumáticos. El cuidado y el mantenimiento adecuados son la clave para un rendimiento y una longevidad óptima. Para ayudar con esto, NEUMÁTICOS KMZERO quiere sugerir que sigas estos consejos para el cuidado de las ruedas:

Revise la presión de sus neumáticos mensualmente: Para obtener los resultados más precisos, revise la presión de las llantas por la mañana, antes de conducir el vehículo. Puede encontrar la presión de neumáticos recomendada para su vehículo en el manual del propietario o en la etiqueta de la puerta del lado del conductor. En algunos casos, esta pegatina también puede estar dentro de la tapa de su tanque de gasolina o en el interior del maletero.

Equilibre sus neumáticos: En algunos casos, la distribución del peso no es perfectamente uniforme alrededor del neumático. El balanceo de llantas compensa las diferencias de peso para asegurarse de que el peso de las llantas esté balanceado de manera uniforme. Este servicio se recomienda cada dos cambios de aceite o al cambiar los neumáticos.

Cambie sus neumáticos de posición: La rotación regular de las llantas ayuda a mantener la seguridad de las llantas y soporta incluso el desgaste de la banda de rodamiento. Durante la rotación, cada rueda se retira y se coloca en un lugar diferente del vehículo para asegurar un desgaste uniforme de las llantas. Este servicio se recomienda cada dos cambios de aceite.

Observe la banda de rodadura de su neumático: La banda de rodadura de su neumático permite que su vehículo agarre la carretera con seguridad y mantenga el control. Si las ranuras de la llanta se han desgastado, su vehículo no podrá agarrar el asfalto de manera efectiva. Para probar la banda de rodamiento de sus neumáticos, use la prueba de la banda de rodamiento de neumáticos:

1. Toma un euro y sujétalo con el pulgar y el índice.

2. Encuentre el área de su llanta con la banda de rodamiento más baja y coloque la moneda en una de las ranuras.

3. Si el borde dorado está cubierto por la banda de rodamiento, está correcto. Si ve el color dorado significa que el agarre de su vehículo se puede ver reducido significativamente.

Alinee sus neumáticos: La alineación de las ruedas consiste en ajustar ligeramente las partes delanteras y/o traseras de la suspensión del vehículo. No ha tenido la sensación que al soltar el volante el coche se desplaza hacia un lado o hacia el otro? Ahí tenemos un signo de que los neumáticos necesitan estar alineados. Se recomienda este servicio una vez al año.

67

Categories: Consejos de mantenimiento

En muchas zonas, el clima otoñal puede provocar grandes fluctuaciones de temperatura entre el día y la noche. Estas fluctuaciones de temperatura pueden hacer que los neumáticos pierdan presión a medida que el aire en su interior se expande y contrae. Esto activará el testigo de revisión de presión en las ruedas del salpicadero. Este indicador se llama TPMS (Tire Pressure Monitoring System). Para muchos de nosotros, esta luz puede ser una sorpresa alarmante. Sin embargo, no hay razón para que cunda el pánico. La luz no significa necesariamente que los neumáticos tengan fugas, tan sólo es informativo a cerca de los datos sobre la presión de los neumáticos.

En otoño, cuando las temperaturas diurnas son mucho más altas que las nocturnas, puede ser difícil mantener constante la presión de los neumáticos. Cuando el nivel de temperatura cambia, la presión de aire de los neumáticos también cambia. Es lo mismo que conducir a altas velocidades durante un período de tiempo más largo: El neumático se calienta y el aire del interior se expande y aumenta la presión. 

Por la mañana, la temperatura del aire sólo aumenta debido a las bajas temperaturas nocturnas, y los neumáticos siguen fríos después de aparcar.

La presión de aire en el neumático es la más baja del día. Es más que probable que la presión esté justo por debajo del umbral de activación de la luz. En cuanto empiece a conducir y los neumáticos se calienten empujando la presión a través del umbral, entonces la luz se apagará.

Si la luz permanece apagada durante el resto del día, es porque la temperatura del aire es lo suficientemente caliente como para mantener la presión por encima del umbral. Aunque la luz del testigo se apague rápidamente, es posible que tenga que añadir algo de aire a su neumático, ya que la presión debe estar cerca del límite de inflado recomendado. 

Revisar la presión de los neumáticos y añadir aire es una tarea simple, pero debe tener el equipo adecuado. Para comprobar la presión, necesitará un manómetro de calidad. Compare la presión de sus ruedas con el manual del conductor o la etiqueta en el lateral de la puerta de su vehículo y añada aire con un compresor. 

Si tiene alguna pregunta o sugerencia, no dude en ponerse en contacto con nosotros en nuestro taller. Tenemos el equipo y los conocimientos para asegurarnos de que sus neumáticos estén inflados correctamente.

60

Categories: Consejos de mantenimiento

Una mala alineación de las ruedas causa un desgaste desigual de los neumáticos y aumenta el consumo de combustible.

El neumático, la clave del rendimiento del vehículo

Para que un coche funcione correctamente, los cuatro neumáticos deben coincidir con lo que se obtiene con la alineación, un ajuste que, como cualquier profesional sabe, se pierde gradualmente y que el usuario no detecta a tiempo, puede dar lugar a varios problemas.

Los cuatro puentes de una máquina son como una orquesta «si uno de ellos no sigue exactamente la partitura, la melodía no está afinada». Para evitarlo, los componentes de dirección y suspensión del taller se ajustan mediante una alineación (el llamado funcionamiento «paralelo» o «geométrico») para que las ruedas estén correctamente apoyadas y funcionen paralelamente entre sí y con respecto al eje de la carretera.

Esto previene el desgaste desigual de los neumáticos, mejora el rendimiento del vehículo y ahorra combustible.

En este sentido, es importante que los profesionales adviertan a sus clientes de los síntomas de que pueden producirse desalineaciones de neumáticos en su vehículo, para que puedan acudir al taller y corregir las desalineaciones que se han producido.

El desgaste excesivo y desigual de los neumáticos (neumáticos laterales muy desgastados o vibraciones de las ruedas delanteras), la deformación de la dirección al dejar el volante en línea recta (esto puede suponer un riesgo para la seguridad), la rigidez de la dirección (se requiere una fuerza superior a la habitual para girar el volante) o el aumento del consumo de combustible son síntomas que el profesional debe informar al cliente para que pueda ir a la tienda y evitar el problema.

Los grandes fabricantes recuerdan que existen tres tipos de desalineación de las ruedas y que, según el caso, puede producirse un desgaste en un punto de la banda de rodadura. Estos tipos son convergentes (los neumáticos delanteros orientados hacia el interior se desgastan más en el lado exterior que en el interior), divergentes (el interior de los hombros se desgasta más que el exterior cuando el eje motriz está orientado hacia el exterior) y no paralelos (cuando los ejes no están paralelos entre sí, el vehículo se inclina). Debido a la dirección opuesta, los neumáticos de un lado se desgastan más).

Del mismo modo que el conductor debe controlar el estado de sus neumáticos y ser consciente de los posibles desajustes, los profesionales de la reparación deben ser especialmente cuidadosos a la hora de realizar este trabajo en el taller, ya que también deben determinar si los neumáticos de sus clientes tienen una vida útil más larga y son seguros durante la conducción.

 

63