Blog

¿Sabes que los neumáticos renovados contaminan la mitad que los nuevos?

Los neumáticos usados que ya no sirven para la conducción por su desgaste se reciclan para que disfruten de una segunda vida(calzado, carreteras, mangueras o como fuente de energia).El mundo de los neumáticos reciclados es uno de los mejores ejemplos para hablar de la economía circular y sostenible.La vida útil de un neumático va más allá de las ruedas de un vehículo.Potenciar el uso de este tipo de gomas entre los conductores es una de las claves para conseguir cumplir con los objetivos de reducción de emisiones y contaminación marcados para el próximo 2030.

Utilizar, ruedas renovadas cumple a la perfección con las cuatro R (reciclar, renovar, reutilizar y recuperar) que contribuyen a la reducción de niveles de contaminación.Algo que hay que tener en cuenta a la hora de apostar por unos neumáticos nuevos o renovados,es  que una rueda abandonada puede tardar en degradarse más de 1.000 años.

En lo que se refiere a consumo de fuentes de energia como el petróleo, la producción de nuevos neumáticos gasta alrededor de 23’5 kilos mientras que en el caso de los reciclados el gasto es de 13 kilos. 

En cuanto a las emisiones de CO2 relacionadas con su producción,los neumáticos nuevos de un turismo suponen 63’5 kilogramos de emisiones mientras que en el caso de los reusables se emiten 30 kilos menos. Por último, en lo que se refiere al gasto de agua, producir unas gomas nuevas consume 1.961 litros de agua. Con las recicladas, el gasto de queda en 908 litros. 

Apostar por los neumáticos reciclados es un mecanismo para reducir emisiones y ahorrar energía. Además, su renovación y reutilización está regulada por normas específicas de la Comunidad Europea (Reglamento CEPE/ONU 108 y Reglamento CEPE/ONU 109) que aseguran la fiabilidad de estas ruedas y las homologan.

COMO ACTUAR ANTE UN PINCHAZO O UN REVENTÓN

COMO ACTUAR ANTE UN PINCHAZO

Cuando un neumático se pincha provoca que el aire salga poco a poco. En cuanto se note que el coche no responde bien y se va hacia un lado, hay que detenerse en cuanto se pueda y comprobar la rueda. Si se nota que ha perdido mucho aire, lo mejor es cambiar la rueda o utilizar un kit antipinchazos.Pero hay que acudir de inmediatamente a un taller para que puedan comprobar el estado de la rueda y solucionar el problema. Si no es muy grave, pueden reparar el pinchazo y dejar la rueda lista para su uso.

Como se debe conducir cuando se tiene algún neumático pinchado

COMO ACTUAR ANTE UN REVENTÓN

Si el neumático revienta hay que mantener la calma y mantener el control de la dirección.Sujetar el volante con fuerza, evitar que se vaya hacia el lado del neumático reventado y evitar frenar de golpe. Es mejor hacerlo suavemente y utilizar el freno motor para detener el coche de forma segura.Hay que detenerse en una zona segura, hay que señalizar correctamente el vehículo con los triángulos de emergencia, luces de emergencia si se dispone de ellas y llevar el chaleco reflectante siempre que se permanezca fuera del vehículo.Para evitar riesgos es conveniente esperar a asistencia en carretera. Si se quiere cambiar la rueda, hay que hacerlo extremando la precaución y siempre, con los elementos de seguridad y las herramientas adecuadas.

Reventón del neumático

Seis averías en los neumáticos de tu coche por tocar los bordillos.

Los bordillos son necesarios en nuestras ciudades. Más bien imprescindibles, sirven para delimitar el espacio que naturalmente han de ocupar los automóviles, y el que nos queda reservados también como peatones. Es difícil imaginar una ciudad sin bordillos. Es un elemento muy útil del entorno urbano pero que también puede darnos muchos quebraderos de cabeza, especialmente si no somos cuidadosos y nos subimos en ellos, o dejamos que nuestros neumáticos rocen con el perfil del bordillo. Y estas son las seis averías, y los elementos de nuestro coche que más sufren al golpear, o incluso rozar, los bordillos.

1. Arañar las llantas de tu coche.

Nos hemos acostumbrado a comprar vehiculos con llantas cada vez más grandes, y neumáticos de perfil cada vez más bajo. Llantas con diseños muy bonitos, que hacen que nuestro coche sea imponente, pero que a menudo están muy expuestas a, esos arañazos que deterioran su acabado. La mejor forma de evitar daños en las llantas es evitar los bordillos, intentar que nuestro coche quede perfectamente alineado y dentro de los límites del aparcamiento en línea, pero sin que jamás toque el perfil del neumático, o la llanta, con el flanco del bordillo.

Los bordillos pueden, incluso, llegar a hundir por completo una llanta, y hacer que el neumático pierda presión. Pero en ese caso no estaríamos hablando ya de un toque, fortuito, mientras aparcamos, sino de haber calculado mal las distancias y haber golpeado con violencia contra el bordillo.

Si hay que subir un bordillo, cosa poco recomendable, la forma más segura para evitar daños en la llanta es hacerlo en diagonal, o en perpendicular, , puesto que el riesgo de arañar la llanta es muy alto. Y, por supuesto, realizar la maniobra con cuidado y a muy baja velocidad. En cualquier caso ya os decimos que esta práctica no es recomendable, y no solo por los daños que podemos causar en nuestras llantas.

2. Destrozar un neumático subiendo bordillos.

Subir un bordillo también puede producir daños varios en nuestros neumáticos. Un golpe en el neumático puede crear roturas en la banda de rodadura, o incluso facilitar la aparición de cortes y bultos que aumentan el riesgo de sufrir un reventón. El gran problema está en que a menudo estos daños no serán evidentes en el momento en que se produce el golpeo con el bordillo, y en ocasiones pueden evidenciarse horas, días, o incluso meses más tarde, con un reventón en marcha (que a fin de cuentas es una situación de peligro), o la pérdida de presión progresiva del neumático (que puede hacer que un día lleguemos a nuestro coche y el neumático esté completamente desinflado).

No dejes nunca tu coche aparcado de forma que el neumático apoye en el propio extremo del bordillo, puesto que junto al golpe que es necesario para saltar el bordillo con nuestro coche, estaremos forzando aún más la estructura del neumático con el peso de nuestro coche mientras repose en esa posición, y aumentando la posibilidad de que aparezcan bultos que dañen gravemente el neumático, hasta hacerlo inservible.

3. Deteriorar un neumático apoyándolo con el bordillo

Solo con apoyar el neumático en el bordillo, sin que nos subamos en él, ya está dañando el flanco del neumático. Muchas veces hemos visto neumáticos en los que, incluso, las letras en relieve del fabricante habían desaparecido por ese contacto con el bordillo. Esos daños a la larga pueden traducirse en reventones, en pinchazos, y en una pérdida de la consistencia del neumático que facilita la aparición de problemas, como la formación de grietas y bollos en el flanco.

4. Perder el ajuste del paralelo de las ruedas

Es fundamental un buen alineado de la dirección para que tu coche apoye sobre el asfalto correctamente. Un mal alineado, una mala geometría de los neumáticos, compromete la estabilidad de tu coche, conlleva que este se desvíe indebidamente hacia un lado o que tenga dificultades para mantenerse en línea recta cuando centramos el volante, y puede hacer que nuestros neumáticos se desgasten prematura e irregularmente.

La dirección ha de alinearse periódicamente, en un grado de convergencia y divergencia determinado, y un ángulo de caída concreta, y es una tarea que debemos tener en cuenta en momentos clave, como la sustitución de neumáticos. El problema está en que los golpes violentos en el tren delantero, por ejemplo al superar baches pronunciados sin cuidado, o incluso golpear con los bordillos, al aparcar, o al intentar subirnos en ellos, pueden comprometer el ajuste del paralelo, que se realiza con bancos de precisión en taller y que es sensible a un trato poco cuidadoso.

5. Daños en los amortiguadores de tu coche

Un amortiguador puede soportar sin problemas subir o rozar un bordillo, sin sufrir daños, ha sido diseñado con tal fin. En cualquier caso, no es recomendable tocar los bordillos, ni tan siquiera a baja velocidad. Pero si somos poco cuidadosos y hacemos que el golpe contra el bordillo sea violento, los daños que podemos sufrir en el sistema de suspensiones de nuestro coche pueden llegar a ser importantes, e incluir roturas en muelles, y daños en los amortiguadores, que de no diagnosticarse y resolverse a tiempo, además de hacer que nuestro coche se conduzca peor, pueden conllevar otros daños en los neumáticos.

6. Perder el equilibrado de las ruedas.

Si los radios de las llantas de tu coche te lo permiten, alguna vez habrás comprobado que en el interior de la llanta se esconden unas pequeñas placas de metal. Esas placas no están colocadas en la llanta casualmente . Aunque tanto llanta como neumático estén diseñadas para gozar de un equilibrio, de fábrica, al unirse, es necesario que trabajen al unísono y que el reparto de las masas sea el adecuado. Es por eso que se utilizan unos contrapesos de plomo, que contribuyen a mejorar el equilibrio del conjunto formado por llanta y neumático en su giro, y por lo tanto a mitigar las vibraciones que se transmiten a la dirección, el volante, y en general a nuestro coche.

Aunque las placas de plomo que se emplean para equilibrar una rueda han sido diseñadas para resistir en su posición, y quedar bien adheridas a la llanta, no hemos de descartar la posibilidad de que estas se suelten, y acaben provocando la pérdida del ajuste del equilibrado. Entre otras razones, además de superar baches a gran velocidad, o circular por pistas sin pavimentar, está el golpear los bordillos, o subirnos por encima de estos sin ser muy cuidadosos.

Un mal equilibrado no solo está en la aparición de vibraciones, sino también en un desgaste desigual y prematuro de la banda de rodadura del neumático.

Tampoco nos podemos olvidar de lo desprotegidos que se encuentran los bajos de nuestro coche ante los bordillos. Si conducimos deportivos, o coches muy bajos, hemos de tener especial precaución con este aspecto. También si conducimos coches un poco más altos, o incluso con diseño SUV, no hemos descuidar el hecho de que las defensas puedan tocar con el bordillo, con lo cual no siempre es recomendable que esperemos a que el neumático toque con el bordillo al aparcar en paralelo.

En los últimos años también nos hemos percatado de que el número de coches que son especialmente vulnerables a estos roces con los bordillos han aumentado significativamente, sobre todo por el empleo de soluciones para mejorar la aerodinámica, como labios de plástico escondidos por debajo y por detrás del parachoques delantero para disminuir las turbulencias aerodinámicas que se generan en los bajos por las piezas no carenadas del motor.

Como motero te interesa esta guía para saber todo sobre el mantenimiento de las ruedas

Los neumáticos son uno de los elementos más importantes en tu moto. Aseguran tu agarre a la calzada y de ellos depende en parte tu seguridad. Pero no todos funcionan igual. El tipo de neumáticos que debes llevar irá en función del uso que le des a tu moto y de este uso dependerá el desgaste que sufran ¿Sabes cómo detectar cuándo debes cambiarlos? Con esta guía te harás todo un experto.

Tipos de neumáticos.

Hay tantos tipos de neumáticos como clases de motos. Todo va a depender de por dónde se circula y el uso que se hace de la moto: ¿es una moto de carretera? ¿de un ciclomotor? ¿o de competición? Así, en el mercado se pueden encontrar neumáticos con diferentes adherencias, en función del terreno.

En primer luga,se distinguen, , por su dureza. Existen neumáticos blandos, neumáticos medios y neumáticos duros. Una vez más, la elección de unos u otros depende del terreno por el que se suela circular. A menor dureza, mayor capacidad de adherencia; esto es, la capacidad de retomar su forma cuando se desliza por terrenos irregulares. Es decir, que cuanto más blando sea el neumático más agarre presenta. Por otra parte, los neumáticos más duros proporcionan un buen agarre sobre mojado.

Si hablamos del tipo de vía por el que vamos a circular y el uso que vamos a dar a la moto, nos encontramos, en primer lugar, con neumáticos de carretera (o ‘touring’ o ‘sport’). Son los más habituales y están especialmente indicados para conducir por ciudad. Son duros y resistentes y presentan un buen agarre tanto en seco como en mojado, gracias a que cuentan con mucho dibujo. Su principal ventaja es que tienen una temperatura de funcionamiento baja; es decir, no necesitan calentarse mucho para ser completamente eficaces (frente a los blandos y de competición).

Los neumáticos mixtos (o de ‘trail’) tienen la particularidad de ser eficaces tanto en terreno llano como en terreno irregular, aunque presentan algo menos de agarre que las de carretera sobre el asfalto. Se diferencian en el dibujo, que en este caso es más ancho. Su temperatura de funcionamiento es baja.

Los neumáticos todoterreno (o de ‘cross’ u ‘off-road’) son los que mayor agarre presentan en terreno irregular gracias a sus grandes tacos. Por este motivo se usan en las motos de motocross y no se debe circular con ellos nunca por carretera.

Similares a estos son los neumáticos de trial, específicos de las motos de trial: con tacos, grandes y con un buen agarre sobre caminos.

Los neumáticos de competición (o ‘slicks’) son  también específicos. Se utilizan en circuitos de competición. Su temperatura de funcionamiento es muy elevada y pueden encontrarse en distintos grados de dureza. Otra de sus principales características es que no tienen dibujo —son neumáticos completamente lisos— por lo que tienen una vida más corta, aunque dentro de esta modalidad también existe la variante con dibujo, para circular con lluvia.

Las motos tipo scooter también cuentan con su propio tipo de neumático: son especialmente resistentes (están hechas para durar mucho), trabajan bien a temperaturas bajas y se caracterizan, sobre todo, por tener un diámetro menor al del resto de neumáticos en otras motos.

Cómo saber qué neumáticos llevas

Cada neumático viene un código alfanumérico que indica una serie de datos identificativos sobre el neumático:

  • Anchura, en milímetros: el valor estará entre 125 y 335 milímetros.
  • Altura, en proporción a la anchura, expresada en un porcentaje.
  • Tipo de neumático, en referencia a si son radiales o diagonales. Ahora son todos radiales por lo que este dato siempre corresponde a una ‘R’ en el código.
  • Diámetro, en pulgadas: entre 10 y 23 pulgadas.
  • Índice de carga, expresado en un valor entre 65 (equivalente a 290 kg) y 108 (equivalente a 1.000 kg).
  • Símbolo de velocidad, que indica a qué velocidad máxima se puede circular con dichos neumáticos. El valor se expresa con una letra, que equivale a una determinada velocidad: desde la M (130 km/h) hasta la Y (300 km/h).

Mantenimiento básico

Aunque es inevitable que en algún momento de la vida de tu moto tengas que cambiar los neumáticos —podría deberse también a un pinchazo y no sólo al desgaste— , pueden seguir una serie de consejos para alargar su vida. Además, has de saber en qué condiciones (de presión, por ejemplo) han de estar los neumáticos de tu moto para optimizar su eficacia.

*Una adecuada presión es fundamental para no desgastarlos y, además, evita que hagamos un consumo de combustible innecesario. Recuerda comprobarla con los neumáticos en frío.

*No “quemar goma” innecesariamente, acelerando en exceso a la hora de ponerte en circulación es la recomendación más evidente. Cuanto más se les haga trabajar más se van a desgastar.

*Los golpes, roces y colisiones también ayudan a que se desgasten. Trata de evitarlos lo máximo posible, especialmente al maniobrar subiendo y bajando bordillos para aparcar.

*Los elementos como las válvulas también son importantes para que el neumático conserve la presión. Vigila que estén correctamente cerradas y no se deterioren.

*Cuanto más peso soporte la moto, más se resienten los neumáticos (y más combustible consumes). Tenlo en cuenta.

Cuando y como cambiar los neumáticos.

Hay una forma muy fácil de saber cuándo has de cambiar los neumáticos por desgaste: el dibujo te lo dice. Mientras para los neumáticos de los coches sí se ha determinado una medida de referencia para calcular el desgaste (el dibujo ha de presentar una profundidad mínima de 1,6 mm), no existe tal medida para las ruedas de moto.

Pero sí una otra forma de “medir” si el desgaste es tal que necesitan ser cambiados. Los neumáticos incorporan unos testigos de desgaste. Estos serán tu referencia: si están desgastados, los neumáticos necesitan un cambio.

La pista más evidente es que el neumático no presente dibujo o que muestre grietas y otros síntomas muy claros de desgaste. Además de ser contraproducente para tu seguridad, circular con unos neumáticos desgastados está sancionado con una multa de 200 €. Por “Circular con el vehículo reseñado cuyos neumáticos no presentan dibujo en las ranuras principales de la banda de rodamiento”. (Artículo 12, apartado 5.1 del Reglamento General de Vehículos)

En cualquier caso, es mejor no apurar hasta que el dibujo desaparezca e ir controlando el desgaste para evitar llegar hasta ese punto e incluso circular con unas ruedas inseguras. El número de kilómetros recorridos también te puede servir de indicador de que se acerca el momento de cambiarlas o al menos, de comprobar si necesitan un cambio.

Así será el nuevo etiquetado de neumáticos a partir de mayo de 2021

El pasado 5 de junio,El Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE) publicó el  nuevo reglamento (UE) 2020/740 sobre etiquetado de neumáticos, que entrará en vigor a partir del 1 de mayo de 2021 e incorporará distintas novedades. Hasta ahora, el etiquetado de los neumáticos era obligatorio para los turismos y las furgonetas;pero, con la llegada del nuevo reglamento, el proximo también será obligatorio para los neumáticos de los camiones (C3). La etiqueta no será aplicable, de momento, a los neumáticos recauchutados, ya que no se cuenta con un método de ensayo fiable para medir los resultados de los mismos.

De este modo, a partir de 2021,todos los neumáticos nuevos del mercado tendrán que equipar la etiqueta europea obligatoria, cuya información deberá ser claramente visible y accesible para los consumidores. Desde que aparecieron en noviembre de 2012, las etiquetas europeas han servido para ofrecer datos sobre los aspectos medioambientales y la seguridad de los neumáticos, además de ayudar a comparar la adherencia de los neumáticos en superficie mojada (en una escala que va desde la letra A hasta la G), el ahorro de combustible y el ruido exterior de cada modelo.

De acuerdo con la nueva normativa, se modificará el diseño de las etiquetas, por lo que ahora, además de mostrar todos los datos comentados anteriormente (aunque mediante una escala que va desde la letra A hasta la E), también informarán sobre la adherencia de los neumáticos en condiciones extremas de nieve y hielo, e incorporarán un código QR que al ser escaneado ofrecerá más información sobre el propio neumático.

La nueva etiqueta europea de neumáticos que entrará en vigor en 2021

COMO LEER LA ETIQUETA DEL NEUMÁTICO

Es fundamenta saber leer la etiqueta europea para obtener información muy útil sobre los neumáticos de tu vehículo, como la eficiencia en el agarre durante una frenada sobre asfalto mojado, el consumo de combustible o el ruido exterior que generan. La combinación de estos tres factores te indicará la calidad global de tus neumáticos.

La etiqueta europea de neumáticos que entró en vigor en 2012

ADHERENCIA SOBRE MOJADO

Esta parte de la etiqueta informa sobre el comportamiento de los neumáticos durante una frenada sobre asfalto mojado. Se clasifica mediante una escala de letras, desde la A hasta la F, puesto que las categorías D y G no se emplean en turismos en materia de frenado. Entre las categorías A y F puede haber una gran diferencia si se circula a 80 km/h, teniendo los neumáticos más eficientes una distancia de frenado 18 metros menor.

Según el Race, estas son las distancias de frenado a 80 km/h según la clase de neumático del vehículo:

*Clase A: 38 metros.

*Clase B: 42,5 metros (+4,5 metros).

*Clase C: 47 metros (+ 9 metros).

*Clase E: 51,5 metros (+13,5 metros).

*Clase F: 56 metros (+18 metros).

EFICIENCIA DEL COMBUSTIBLE

Esta parte de la etiqueta informa sobre la resistencia del neumático a la rodadura, que afecta al consumo de combustible del vehículo. Hay que tener en cuenta que un neumático eficiente requiere menos energía para rodar, lo que implica un menor consumo de combustible. La eficiencia del combustible se clasifica mediante una escala que va de la letra A a la E, tras la prohibición de vender los de las letras F y G. Los neumáticos de clase A son los más eficientes y a diferencia de los de la clase E, permiten un ahorro de aproximadamente 240 euros en combustible durante toda su vida útil.

RUIDO EXTERIOR

Esta última parte de la etiqueta nos informa sobre el ruido de rodadura exterior de los neumáticos y se expresa en decibelios (dB). No obstante, como muchas personas no conocen los valores en decibelios, se utiliza una imagen de un altavoz con ondas negras para indicar el ruido que genera el neumático. De esta forma, una onda indica que el neumático es silencioso (3 dB o más por debajo del límite europeo), dos ondas indican que el neumático genera un ruido moderado (entre 3 dB y el límite permitido) y tres ondas indican que el neumático es ruidoso y que supera el límite europeo. Si se opta por un neumático con una buena clasificación de ruido, se reduce el impacto medioambiental de la conducción.

El ruido exterior del neumático

Asi es como influye el estado de los neumáticos en el consumo de nuestro coche

Según algunas marcas, el neumático es el responsable del 21% del consumo del vehículo. Si no tienen la presión adecuada, el neumático puede llegar a gastar un 3% más de combustible.

Nuestras emisiones no dependen solo del vehículo que usemos. Los neumáticos también juegan un papel fundamental en la huella que dejamos. Un buen mantenimiento del vehículo no solo incrementa la seguridad, sino que también tiene un impacto positivo en la huella ecológica. Hay datos que nos dicen que el neumático es responsable del 21% del consumo del vehículo. Si no tienen la presión adecuada, se gasta más combustible del necesario; en concreto, éste puede ascender hasta el 3%. Además, los neumáticos con poca presión pierden pequeños fragmentos de su estructura, por lo que esas piezas terminan en el medio natural y, finalmente, lo perjudican.

los neumáticos comercializados en la Unión Europea tienen la obligación de llevar la etiqueta. La Etiqueta Europea del Neumático proporciona información clara sobre las características en materia de medio ambiente y de seguridad del neumático.Se basa en tres criterios fundamentales: consumo de combustible, prestaciones de frenado en superficie mojada y nivel de ruido exterior. Entender los símbolos de la etiqueta del neumático ayuda a los conductores a tomar decisiones clave relacionadas con una mayor seguridad vial, una menor contaminación y un mayor ahorro de combustible. Diferenciar entre la mejor categoría, A, y la peor, F, puede suponer mucho ahorro en la vida de un neumático.

Cuando vayas a deshacerte de tus neumáticos al final de su vida útil, lo correcto y responsable es reciclarlos. Los talleres de reparación y mantenimiento de vehículos serán responsables de reciclar los neumáticos usados cuando compres un juego nuevo a través de un sistema oficial de gestión de residuos como SIGNUS que dispone de una red de instalaciones específicas para garantizar que los neumáticos usados se eliminan de forma ecológica y conforme a la legalidad.

Medidas preventivas para el mantenimiento de nuestro coche sin uso

En Neumáticos KmZero queremos recomendarles una serie de medidas preventivas para cuando finalice el confinamiento no tengamos que reparar nuestro vehículo por estar tanto tiempo parado.

  • Revisar los líquidos del coche como limpiaparabrisas o el aceite para evitar fugas o que se evaporen. Reponer en caso de ser necesario.
medidas preventivas mantenimiento coche
  • Llenar el depósito para evitar que se deteriore el interior del mismo.
  • Aumentar la presión de los neumáticos ya se desinflan rápido al estar parado. Con esto evitamos que se deformen. De ser posible inflarlo unos 2,8 bares de presión para prolongar lo máximo posible la pérdida de aire.
  • Desconectar la batería para evitar que se desgaste por completo y nos quedemos sin ella. Otra opción sería…
  • Encendido del coche cada 10 días así evitamos que algunos componentes mecánicos se apelmacen o endurezcan. Si no hemos desconectado la batería, ponerlo en marcha cada cierto tiempo evitará que se agote.
  • Si ya tenemos el coche en marcha, no olvidarnos de activar los elementos eléctricos como los espejos retrovisores así como bajar y subir las ventanillas, lo mejor será activarlos.
  • Limpiar el coche, de este modo evitamos que se acumule y penetre el polvo, si tu coche está afuera recomendamos quitar los excrementos de las aves ya que se comen la pintura. Y si tienes lona transpirable lo perfecto será tapar el coche.

Con estos pequeñas recomendaciones nos aseguramos que nuestro coche funcione a la perfección cuando pase el confinamiento por coronavirus.

Neumáticos de moto más vendidas

Si estás buscando neumáticos para moto y quieres hacer una compra segura ¡Sigue leyendo! Encontrarás la descripción de los 5 neumáticos más vendidos y mejor valorados por los usuarios: 

Los 5 neumáticos para moto más vendidos: 

Continental Conti-Roadattack 3

Uno de cada 4 conductores deposita su confianza en la marca Continental, se estima que más del 25% de los vehículos circula con ruedas fabricadas por la firma.

Sus cubiertas creadas con materiales de primera calidad confieren una gran seguridad a la hora de conducir, siendo especialmente fiables en curvas y suelos mojados. 

Los usuarios valoran este modelo de ruedas para moto con 4,5 estrellas sobre 5, resaltando su excelente agarre, buen nivel sonoro y magnifica conducción en carretera recta. 

Michelin Road 5 Rear

Michelin es uno de los fabricantes más premiados del mercado, debe su fama mundial a grandes logros conseguidos en la Fórmula 1. 

Las ruedas de la marca nos transfieren seguridad, fiabilidad y audacia. Siendo una de las marcas preferidas para neumáticos de moto y coche en todo el mundo. Como curiosidad te diremos que Michelín tiene el record de velocidad con 400km/h. 

La marca también es sinónimo de innovación, contando con ingenieros que trabajan día y noche en la optimización de sus diseños. 

Las ruedas Michelin son famosos por su resistencia a las altas temperaturas y por evitar el temido aquaplaning.

Los usuarios que ya han probado los neumáticos para moto Michelin Road 5 Rear destacan su buena conducción y agarre en carretera mojada. 

Heidenau K58

Es un neumático especialmente diseñado para motos de alto rendimiento y con características únicas que se adaptan a todo tipo de condiciones climáticas. 

En su banda de rodadura encontramos un dibujo de bloque, diseño exclusivo que le otorga una importante superioridad en carretera seca y mojada. 

Al contar con hendiduras profundas en su diseño los neumáticos para moto Heidenau K58 garantizan una correcta canalización del agua y una excelente tracción sobre mojado. 

La principal característica que los usuarios destacan de este modelo es su buena capacidad de agarre. 
 

Michelin Road 5 Front

Ya hace más de un siglo que el fabricante francés nos sorprende con innovación constante. Son más de 3.500 modelos los que Michelin ha imaginado en este centeario que lleva con nosotros. 

Conociendo la imagianción desmedida del fabricante y su sed de innovación no es de extrañar encontrar más de un modelo suyo en el top 5 de ventas. 

En concreto el Michelin Road 5 Front destaca por su agarre, conducción en carretera seca y confort en el manejo del vehiculo. 
 

Dunlop Sportmax GPR 300

Dunlop Sportmax GPR 300 es el neumático preferido por los amantes de las motos en los últmos años. 

La fama de Dunlop nació por ser las primera firma en fabricar neumáticos a prueba de pinchazos. ¡Toda una proeza que nadie había logrado hasta la fecha!

Por otro lado hablamos de neumáticos para moto creados con el fin de obtener un alto kilometraje y tracción en cualquier situación climatológica. Lo que también alarga la vida util de las ruedas, aún circulando en condiciones climáticas que podríamos denominar límite. 

Los usuarios destacan su gran relación calidad-precio, posicionandose ampliamente sobre sus competidores, además de una excelente conducción en carretera seca y un óptimo nivel sonoro. 

Proceso de reparación de llantas

Las llantas de los coches pueden deteriorarse por múltiples causas y motivos y tarde o temprano suele ser necesaria una reparación para que vuelvan a lucir como nuevas. Si bien el proceso de reparación de llantas puede variar entre los diferentes profesionales técnicos y talleres, lo cierto es que normalmente es muy similar.

¿Quieres saber cómo se realiza la reparación de llantas deterioradas? No te hacemos esperar más y te lo mostramos, paso a paso, a continuación.

Paso 1: Desmontaje

El primer paso para reparar unas llantas dañadas es enviarlas o desmontarlas en el taller de reparación. Para ello se recomienda llevar el vehículo para que el propio mecánico desmonte la rueda con la llanta dañada y la desmonte del neumático para su posterior tratamiento y reparación.

Paso 2: Decapado, arenado y limpieza

En este momento el profesional debe identificar qué daños tiene para aplicar un tratamiento u otro. Y es que, dependiendo del nivel de deterioro de la llanta, habrá que aplicar un proceso de decapado y arenado o no. Si es el caso, se procede con el decapado para dejar el metal base de la llanta limpio para pintarlo más adelante.

A continuación se chorrea la llanta con arena a presión y se somete a un proceso de lavado exhaustivo para eliminar todas las impurezas. En este proceso de limpieza se usan desengrasantes químicos y otros tratamientos de superficie para eliminar incluso la suciedad más incrustada.

Paso 3: Soldadura y eliminación de grietas

En este paso se corrigen las posibles deformaciones que tenga la llanta y se reparan las fisuras, en caso de que tenga. Normalmente se usa un proceso de soldadura en el que se utiliza el mismo material que tiene la llanta para que el resultado sea impecable. Para encontrar grietas, también se usa un líquido penetrante que, usando una luz negra, ayuda a visibilizar la presencia de las mismas. El objetivo es que tus llantas estén reparadas incluso en defectos invisibles a simple vista.

Paso 4: Torneado

El siguiente paso es el torneado. En esta parte del proceso de reparación de las llantas se tiene como objetivo que vuelvan a estar balanceadas y concentradas bajo las mismas exigencias que tienen las llantas en su forma original. Para ello se realiza un control dimensional y, si está todo correcto, se pasa al siguiente paso.

Paso 5: Pintado de las llantas

En este paso se procede al pintado de las llantas, bien respetando su diseño original o bien usando otros colores bajo especificaciones del cliente, se pintan con pintura en polvo.

Paso 6: Pulido de llantas

El proceso de reparación de llantas finaliza con el pulido de las mismas. En la reparación de llantas más clásica se suele utilizar el conocido como pulido espejo manual. Este tipo de pulido requiere de una gran experiencia por parte del profesional debido a la complejidad y laboriosidad de la técnica. Los acabados son muy interesantes.

Pero es el pulido diamantado en torno CNC el que está adquiriendo un mayor protagonismo. Este proceso de pulido permite realizar acabados bicolor a través de una herramienta que usa el corte con un diamante a gran velocidad. Estos cortes son tan finos que dejan un acabado brillante realmente espectacular.

Paso 7: Montaje de las llantas

Una vez la reparación de las llantas ha finalizado llega el momento de colocarlas en el neumático para pasarla posteriormente al vehículo. Lo ideal es que el montaje del neumático se realice en el taller para evitar riesgos como el marcado de la llanta durante el proceso, lo que podría dañar el resultado final. Si además la llanta se ha reparado con el neumático, hay que cambiar la válvula y equilibrar el mismo.

Con estos 7 pasos ya tienes tu llanta totalmente reparada y lista para lucir en tu vehículo como nueva. Tan solo hay que dejar las llantas dañadas en manos de los profesionales para que los resultados sean realmente buenos y así poder disfrutar de unas llantas que mejorarán el aspecto de tu coche sin necesidad de comprar unas llantas nuevas.

Más información sobre el proceso y plazos de entrega contacta con nosotros en Neumáticos KmZero

¿Qué significan esta luz en mi coche?

TPMS son las siglas de Tire-Pressure Monitoring System o «sistema de monitorización de la presión de los neumáticos», llamado coloquialmente «control de presión de los neumáticos». El TPMS es uno de esos elementos de seguridad activa que es el que nos recuerda la importancia de la presion del neumatico. En sí, la función del sistema es avisar al conductor de una pérdida de presión de inflado en los neumáticos.

El neumático ha sido diseñado para funcionar a una determinada presión, la que marca el fabricante. Con una presión de inflado incorrecta, aumenta el consumo de carburante, el desgaste de la cubierta es irregular, el vehículo pierde adherencia con el suelo aumentando la distancia de frenado y corre el riesgo de perder estabilidad e incluso un riesgo de que la rueda se desllante y el neumático reviente.

El TPMS corta todo eso de raíz.

¿Cómo lo hace? Avisando al conductor mediante señales luminosas y acústicas cuando la presión de inflado es demasiado baja. Para explicar el funcionamiento del control de presión de los neumáticos, debemos tener en cuenta que hay TPMS directo y TPMS indirecto.

TPMS directo

Es un sensor colocado en cada rueda que mide la presión de inflado y transmite el dato a una centralita, que puede dar el dato por cada neumático o bien un dato total, o simplemente puede avisar cuando los datos reales no cuadran con los que han sido programados. Como siempre que hablamos de sistemas basados en la electrónica, todo es posible en el diseño de la centralita, y cada maestrillo tiene su librillo.

Los sensores incorporan una pequeña batería que les da autonomía para que puedan funcionar sin depender de la energía del vehículo. Estos sensores pueden medir la presión y la temperatura del neumático, además de informar al sistema empleando ondas de baja frecuencia de su posición en el neumático y del estado de su batería. Al realizar cualquier operación de mantenimiento de los neumáticos suele ser necesario volver a calibrar los sensores para evitar problemas de medición.

TPMS, o TPMS indirecto

El iTPMS mide la presión de forma indirecta, a partir de la velocidad de giro de cada rueda además de otros valores que se obtienen de forma externa.

Los primeros iTPMS calculaban la presión a partir de la diferencia de diámetro que presenta un neumático desinflado frente a uno que se encuentra a presión correcta. Para estos cálculos se empleaban los sensores de giro del ABS.

La segunda generación de iTPMS empleaba técnicas de análisis de espectro mediante complejas aplicaciones informáticas que determinaban la relación entre las variaciones de frecuencia que experimentaba el neumático en función de la presión de inflado. Hoy en día, el iTPMS suele estar integrado en la centralita del ABS y el ESP, y compara la velocidad de rotación de los neumáticos para determinar cuándo hay un error en la presión de inflado.

El iTPMS ofrece, por tanto, valores relativos, y ese es un problema inherente al sistema. No identifica más que de forma binaria que hay un problema. Además, en condiciones de baja adherencia puede dar mediciones erróneas si durante la marcha tenemos pérdidas de adherencia con el pavimento. Al fin y al cabo, y por muchas ayudas electrónicas que tengamos, no hay nada como la inspección mensual que debemos realizar nosotros mismos con el neumático en frío. Nos quitaremos de encima muchos problemas con esa sencilla operación.