Todo sobre el neumático

Viewing posts from the Todo sobre el neumático category

¿Tengo que cambiar los neumáticos en una fecha especifica?

No existe una normativa que especifique una fecha de caducidad para los neumáticos, aunque hay que revisarlos a los 5 años de instalarlos.

La revisión y mantenimiento de nuestros neumáticos es uno de los métodos más efectivos para reducir riesgos en carretera, ya que las ruedas siempre están en contacto con el asfalto y, por tanto, deben estar siempre en óptimas condiciones. Además de comprobar que el dibujo tenga la suficiente profundidad, también hay que prestar atención a que la goma no presente deformidades, bultos u otras características extrañas.

Si el neumático no está en buen estado, lo más recomendable es sustituirlo cuanto antes. Pero en el caso de que nuestras ruedas estén en perfectas condiciones, ¿hay que cambiarlas? ¿Los neumáticos tienen, entonces, fecha de caducidad?

Desde Adine, la asociación de distribuidores de neumáticos, recuerdan que esta información es incorrecta. LOS NEUMATICOS NO CADUCAN ni tienen una fecha necesaria desde su primera colocación para que sea obligatorio cambiarlos. En concreto, «no existe ninguna norma, Reglamento o Directiva que regule la fecha de caducidad de los neumáticos, ni obligue a sustituirlos cuando cumplen una fecha determinada», puntualizan. 

Cuándo cambiar los neumáticos.

Existen unas reglas y recomendaciones de cambiarlos según el estado que presenten.

*Cuando el dibujo tenga una profundidad menor a 1,6 milímetros se corremos el riesgo de ser sancionado por circular con las ruedas así.

*A los 5 años de la fecha del montaje, nuestros neumáticos deben ser revisados por un profesional cualificado por lo menos una vez al año.

*A los 10 años de la fecha de fabricación (fecha indicada en el flanco del neumático), se recomienda su sustitución por unos neumáticos nuevos aunque el nivel de desgaste no haya llegado al límite mínimo legal permitido de 1,6milímetros.

Siempre hay que prestar atención al estado de las gomas, aunque la profundidad del dibujo permita seguir circulando con ellas. El envejecimiento de los distintos componentes del neumático depende de factores climáticos como la humedad, el calor o el frío; y de externos como el estado del asfalto y las costumbres de conducción. 

Mucha gente se pregunta cual es el neumático que lleva su coche. Aquí os dejamos la respuesta.

Si te preguntas ¿ qué neumáticos lleva mi coche? seguramente sea porque los quieres cambiar y, básicamente, quieres conocer qué neumáticos puedes poner.

Esta información aparece en el libro de mantenimiento del coche, que seguramente lo llevarás en la guantera, pero la forma más fácil de saberlo es mirar los propios neumáticos o en la ficha técnica. En los neumáticos de tu coche hay una serie de números y letras que te van a decir, exactamente, qué neumáticos lleva tu coche.

En el flanco de tus neumáticos vas a ver que hay números y letras, además de la marca y probablemente el modelo. Son estas cifras las que tienes que mirar para saber qué neumáticos lleva tu coche.

Lo único que tienes que hacer es buscar, en el flanco de cualquiera de ellos, una serie de números y letras que aparecen con el formato XXX/XX RXX XX X. Es decir, algo parecido a la imagen que vas a ver a continuación, y que vamos a explicarte para que sepas qué neumáticos lleva tu coche.

Como leer los números y las letras

Como puedes ver en la imagen anterior, la primera cifra es el ancho del neumático en milímetros, y puede ser diferente en las ruedas delanteras con respecto a las traseras, así que presta atención a esto. La siguiente cifra es el perfil, también medido en milímetros, y esta es la distancia que hay desde la llanta hasta el final del neumático. Es lo que se suele llamar coloquialmente el ‘globo’ del neumático. Lo siguiente es RXX, donde esos dos números nos dicen la medida del neumático, o su diámetro, en pulgadas. Para saber qué neumático lleva tu coche, estas cifras anteriores son las importantes, las que tienen que repetirse sí o sí en el nuevo neumático que vayas a montar.

Las dos siguientes son dos números y una letra. Los primeros números hacen referencia al índice de carga, que es especialmente importante en vehículos profesionales. No obstante, este número también debería ser el mismo en tu nuevo neumático que en el que lleves ya montado. Y lo último, que es una letra, es el índice de velocidad. De nuevo, aunque no es la nomenclatura más importante en el neumático, para la mayoría de los conductores, lo más recomendable es que compres un neumático idéntico al que llevas instalado.

Te vas de vacaciones? Aquí te dejamos unos consejos😉😉

1) Revisa tus neumáticos. Asegúrate que tengan la presión indicada por el fabricante y no te olvides de chequear el estado de la rueda de repuesto.

2) Realiza un control exhaustivo:Mide los gases de escape, la dirección, la suspensión y la firmeza del eje delantero.

3) Asegúrate que el limpiaparabrisas se encuentre en buenas condiciones. La lluvia puede aparecer en cualquier momento y la visibilidad al volante se vuelve algo imprescindible.

4) Revisa los elementos de seguridad. Controla el estado de todas las luces y lleva los triángulos que exige la ley. Prepara un botiquín completo de primeros auxilios y no te olvides de la llave de ruedas y el gato.Recuerda también tener a mano la póliza de tu compañía de seguros.

5) Evita llevar carga en el techo del vehículo. Colocar objetos en el techo puede generar inestabilidad en la conducción: demasiado peso puede elevar el centro de gravedad y modificar el eje aerodinámico del auto.

6) Prepárate a ti mismo. Si vas a viajar durante varias horas, conduce con ropa cómoda, lleva una botella de agua para mantenerte hidratado y algunos plátanos para evitar calambres. En caso de conducir de noche, abre un poco la ventana y sintoniza buena música para mantenerte despierto. En caso de sufrir un accidente, no dudes en solicitar ayuda la asistencia de tu compañía

Te contamos cómo afecta el calor a los neumáticos de tu coche.

Igual que en invierno el caucho se vuelve ligeramente más rígido por el frío, el verano afecta a los compuestos químicos de la goma volviéndola más blanda y frágil.

Las altas temperaturas propias del provocan que los neumáticos se deterioren más y en consecuencia pierdan eficacia. Además, en verano la temperatura del asfalto puede llegar a ser hasta 10º más alta que la temperatura ambiente, alcanzando temperaturas abrasadoras que causan duros estragos en la integridad de los neumáticos. Al igual que en invierno el caucho se vuelve ligeramente más rígido por el frío, el verano afecta a los compuestos químicos de la goma volviéndola más blanda y frágil.

En este sentido, la fricción y la velocidad en el recorrido pueden hacer que las ruedas del coche sufran, especialmente en la banda de rodadura, la cual se calentará excesivamente si el neumático no mantiene la presión adecuada. Por tanto, el vehículo se verá obligado a hacer un mayor esfuerzo para desplazarse y alcanzar altas velocidades, y eso, sin duda, repercutirá sobre el neumático, desgastándolo hasta un 15% más rápido que lo habitual, y aumentando el consumo de combustible hasta en 10% más de lo normal.

 Examinar el desgaste de la banda de rodadura, comprobar su presión, y hacer una comprobación visual de éstos para garantizar que están en perfectas condiciones es básico antes de ponernos en marcha. Teniendo en cuenta que el calor es un factor climático que puede perjudicar severamente nuestros neumáticos.

Aconsejamos un mantenimiento periódico de los mismos teniendo en cuenta las siguientes claves:

1. Revisar la profundidad y el estado del dibujo.

2. Comprobar la presión.

3. No olvides la rueda de repuesto.

4.revisar el estado y presión de la rueda de repuesto con la misma periodicidad que el resto de neumáticos del coche.

En Neumáticos KmZERO revisamos tus neumáticos sin coste alguno.

¿Se pueden reparar las llantas?

Las llantas son uno de los componentes del vehículo que son fundamentales en la seguridad y que se ven sometidos a más esfuerzos . En ocasiones debido a su exposición a estos esfuerzos y acciones sufren daños. Por eso surge una duda, ¿se deben reparar o no es conveniente? 

Si sufren daños en una colisión, deben restaurarse correctamente o sustituirse para garantizar la misma seguridad previa al accidente en nuestro coche. De hecho son un cruciales para la integridad de un vehículo. Por todo ello la seguridad debe considerarse como prioritaria la reparación de las llantas o en la decisión de reemplazo ,no el precio.

Los golpes contra un bordillo o un bache pueden provocar daños importantes.

Existen diferentes tipos de llantas y sus características de cara a la reparación. Es imprescindible analizar el tipo de llanta para estimar estimar el coste de reparar cualquier daño.

En Neumáticos KmZERO hacemos todo tipo de reparación de llantas: enderezado, pulido, soldadura, diamantado, pintura en polvo….ya que trabajamos con maquinaria de última generación.

Por tu seguridad y por la de todos.

Los neumáticos son una pieza clave de la seguridad de los vehículos. Siempre debe estar bien revisados para evitar peligros. Si es importante en el día a día, sin duda, es aún mucho más importante cuando llega el verano y los viajes por carretera aumentan.

Por eso, es muy importante hacer una revisión a nuestros neumáticos.

Para muchas personas, el neumático no es más que una «cosa negra» que hay en la parte baja del coche, pero en muchos casos se olvida que lo único que nos une con el asfalto cuando circulamos en coche son esos neumáticos. Simplemente una presión de inflado muy baja o alta cambiará el comportamiento del vehículo y supondrá un riesgo para la conducción. Si tiene un dibujo escaso, inferior al legal, pondrá en riesgo su adherencia y un defecto en la carcasa podrá provocar un peligroso reventón.

Se recomienda comprobar siempre antes de viajar la presión y el dibujo del neumático. También, acudir a un taller para comprobar el equilibrado y la alineación. Y en el caso de que el coche este equipado con rueda de repuesto, verificar que se encuentra en perfecto estado de uso y con la presión adecuada.

Recuerda siempre:

*Controlar la presión.

*Controlar la profundidad del dibujo.

*Circular con la dirección alineada.

*Acudir al taller en caso de dudas.

Las luces V-16 entraron en vigor este 1 de julio.

Este 1 de julio entró en vigor la nueva normativa de la Dirección General de Trafico en conjunto con las instituciones europeas, que permite usar la luz V-16 en todos los vehículos ante un caso de avería o accidente en carretera. El principio del fin de los triángulos de emergencia, que pasarán a estar prohibidos en próximas fechas.

La luz de emergencia v-16 es una herramienta mucho más segura, se colocan en el capó del turismo sin necesidad de tener que bajar de este gracias a un imán que llevan en su parte inferior.

Esta salida solo se debe hacer, por lo tanto, si existe un lugar seguro para ello o es indispensable y siempre con el chaleco reflectante ya puesto.

Además, las luces V-16 son visibles con 360 grados en hasta 1 kilómetro de distancia y algunas tienen un dispositivo que envía la ubicación cada 100 segundos a la nube 3.0 de la DGT.

Los triángulos de emergencia quedarán prohibidos a partir del 1 de Enero de 2026.

¿Hay que llevarlas en cualquier vehículo?

Solo en turismos, autobuses, vehículos mixtos y automóviles destinados al transporte de mercancías (salvo los de tres ruedas y cuadriciclos), por lo tanto las motocicletas y ciclomotores no tienen por qué usarlas.

Sin embargo, sí se recomienda llevarlas puesto que ocupan muy poco espacio (los triángulos no se usaban porque no entraban en el maletero de la moto) y pueden ayudar en caso de emergencia. Para ello, basta con colocarlas lo más alto posible en una superficie plana y así mejorar la visibilidad del vehículo en caso de parada de emergencia.

Así se comportan los españoles con los neumáticos de su coche.

El recorrido medio de un conductor es de 12.000 kilómetros anuales, unos de buena calidad deben cambiarse cada 40.000 kilómetros, aproximadamente. Esto significa que, en los inicios del cuarto año de su uso, se debe realizar un cambio de neumáticos. La actitud, en este sentido, es positiva, si bien es mejorable en comparación con otros países. Los españoles cambian los neumáticos de su coche cada 43.400 kilometros, lo que entra en los márgenes adecuados.

Varias encuestas indican que el 71 por ciento comprueban el estado de sus ruedas antes de realizar un viaje largo, una necesidad que aumenta durante el verano, cuando se producen con más frecuencia los trayectos largos.

Se recomienda hacer una revisión anual de las ruedas(siempre en talleres especializados), sin olvidar revisar sus condiciones cuando se prevé llevar a cabo distancias largas.  El dato negativo corresponde al 29 por ciento restante. La mayoría de este sector reconoce que advierte la presión de los neumáticos, pero que no suelen hacer una revisión con detalle. Ocho de cada cien no realiza ninguna comprobación antes de subir al coche para realizar muchos kilómetros. 

Otro dato que explica el comportamiento de los españoles con respecto a los neumáticos hace referencia al modelo. La amplia mayoría utiliza el neumático convencional y solo un 5%, cambia a ruedas de invierno al llegar este periodo del año. En Europa, tres de cada diez conductores utilizan modelos especializados para el frío y la nieve. España se asocia únicamente a sol y calor; muy lejos de la realidad. Es el segundo país más alto del continente, hay cotas de nieve a altitudes bajas y en la mayoría de provincias hay zonas que llegan a temperaturas bajo cero. 

Y cuando nieva??siete de cada diez españoles no sabe poner las cadenas necesarias para conducir sobre terreno de hielo o nieve. Los ciudadanos de las regiones del norte son quienes tienen más conocimientos sobre ello, siendo las islas y algunas provincias del sur, aquellas cuyos ciudadanos encuentran más problemas para poner las cadenas.

CÓMO LEER LA NUEVA ETIQUETA EUROPEA DE LOS NEUMÁTICOS.

Saber leer la etiqueta europea es fundamental para obtener información muy útil sobre los neumáticos de tu vehículo, como la eficiencia en el agarre durante una frenada sobre asfalto mojado, el consumo de combustible, el ruido exterior que generan o su adherencia en condiciones de nieve o hielo.

La combinación de estos factores te indicará la calidad global de tus neumáticos.

Comparación entre la etiqueta actual y la nueva que entrará en vigor en mayo | Foto: DGT
  • Eficiencia del combustible: esta parte de la etiqueta informa sobre la resistencia del neumático a la rodadura, que afecta al consumo de combustible del vehículo. Debes tener en cuenta que un neumático eficiente requiere menos energía para rodar, lo que implica un menor consumo de combustible. La eficiencia del combustible se clasifica mediante una escala que va de la letra A a la E, siendo los neumáticos de clase A los más eficientes.
  • Adherencia sobre mojado: esta parte de la etiqueta informa sobre el comportamiento de los neumáticos durante una frenada sobre asfalto mojado. Se clasifica mediante una escala de letras que va desde la A hasta la E.
  • Ruido exterior: este pictograma situado abajo a la izquierda informa sobre el ruido de rodadura exterior de los neumáticos y se expresa en decibelios (dB). No obstante, como muchas personas no conocen los valores en decibelios, se utilizan las letras A, B y C para indicar el nivel de ruido que genera el neumático. De esta forma, la letra A indica que el neumático es silencioso, la letra B indica que el neumático genera un ruido moderado y la letra C indica que el neumático es ruidoso y que supera el límite europeo.
  • Adherencia sobre nieve: el pictograma que lleva dibujado un copo de nieve indica si la adherencia del neumático es adecuada para la nieve y cumple con las normas europeas.
  • Agarre en hielo: el pictograma situado abajo a la derecha informa sobre si el neumático ofrece una buena tracción con hielo, cumpliendo los nuevos estándares de calidad ISO.
  • Código QR: el código QR que incorporan las nuevas etiquetas en la parte superior derecha ofrece información adicional sobre los neumáticos. El enlace del código QR lleva a una base de datos de la Unión Europea, la EPREL, donde está disponible toda la información del producto, así como las distintas clasificaciones de los neumáticos y datos sobre el proceso productivo. Toda esta información está incluida por los propios fabricantes de neumáticos.

Fabrican bolardos de seguridad ecológicos de caucho reciclado procedente de neumáticos usados

Un bolardo es un poste vertical firme que se coloca estratégicamente en calles, parkings o almacenes impidiendo el paso de vehículos hacia alguna dirección. El cometido principal de estos elementos que forman parte del mobiliario urbano es actuar como barrera protectora para asegurar que las personas o instalaciones no sufran daños en caso de un impacto. Actúan como elementos de seguridad y señalización vial en: islotes, pasos de peatones, contenedores, aceras, rampas de minusválidos, zonas de aparcamiento, etc

La aplicación del caucho reciclado procedente de neumáticos fuera de uso como materia prima de fabricación está permitiendo desarrollar productos sostenibles, de gran valor medioambiental y económicamente viables. Este es el caso de los bolardos de seguridad ecológicos, fabricados a partir del caucho reciclado procedente de neumáticos fuera de uso, según TNU (Tratamiento Neumáticos Usados). Cada uno de estos bolardos está compuesto al 80% de caucho de neumáticos fuera de uso, debidamente tratado para tal fin, e integran un núcleo de acero empotrado, llegando a utilizarse en la fabricación de un bolardo de 18 Kg el caucho equivalente que compone 3 neumáticos. Traducido en ahorros ecológicos, esto supone dejar de generar un residuo equivalente a 31,50 litros de petróleo y dejar de emitir el equivalente a 98,55 Kg. de CO2 al medio ambiente.

La rigidez y flexibilidad del caucho ofrece una firme barrera de protección por su gran capacidad de absorción de energía y resistencia a la intemperie. En este sentido los bolardos brindan una protección duradera y eco sostenible frente a impactos, minimizando posibles daños a peatones, ciclistas, motoristas, vehículos o mobiliario urbano. Las propiedades elásticas del caucho contribuyen por tanto en la mejora de la seguridad vial puesto que en caso de accidente el impacto es cuatro veces menor que contra un bolardo de acero. A nivel práctico, también reducen el rayado de los vehículos en caso de roces y el daño en los parachoques en caso de colisión. La reutilización del caucho procedente de neumáticos fuera de uso confiere a estos bolardos evidentes ventajas medioambientales, las cuales son acompañadas de una importante reducción de costes.

Cada año se desechan una gran cantidad de neumáticos fuera de uso, el reciclado hace posible que estos pasen de ser residuo a ser un recurso, cobrando una segunda vida y un nuevo comienzo para todos los materiales que lo integran, contribuyendo en la construcción de un futuro sostenible en el marco de la economía circular. En la actualidad, los nuevos usos del neumático reciclado son muchísimos. En el caso de no poder renovarse, estos van a plantas de reciclado donde se extraen y separan sus distintos componentes (caucho, fibra textil y acero). De la mano de los avances tecnológicos, sus componentes se reutilizan para una lista inacabable de nuevos usos.