Todo sobre el neumático

Viewing posts from the Todo sobre el neumático category

CÓMO LEER LA NUEVA ETIQUETA EUROPEA DE LOS NEUMÁTICOS.

Saber leer la etiqueta europea es fundamental para obtener información muy útil sobre los neumáticos de tu vehículo, como la eficiencia en el agarre durante una frenada sobre asfalto mojado, el consumo de combustible, el ruido exterior que generan o su adherencia en condiciones de nieve o hielo.

La combinación de estos factores te indicará la calidad global de tus neumáticos.

Comparación entre la etiqueta actual y la nueva que entrará en vigor en mayo | Foto: DGT
  • Eficiencia del combustible: esta parte de la etiqueta informa sobre la resistencia del neumático a la rodadura, que afecta al consumo de combustible del vehículo. Debes tener en cuenta que un neumático eficiente requiere menos energía para rodar, lo que implica un menor consumo de combustible. La eficiencia del combustible se clasifica mediante una escala que va de la letra A a la E, siendo los neumáticos de clase A los más eficientes.
  • Adherencia sobre mojado: esta parte de la etiqueta informa sobre el comportamiento de los neumáticos durante una frenada sobre asfalto mojado. Se clasifica mediante una escala de letras que va desde la A hasta la E.
  • Ruido exterior: este pictograma situado abajo a la izquierda informa sobre el ruido de rodadura exterior de los neumáticos y se expresa en decibelios (dB). No obstante, como muchas personas no conocen los valores en decibelios, se utilizan las letras A, B y C para indicar el nivel de ruido que genera el neumático. De esta forma, la letra A indica que el neumático es silencioso, la letra B indica que el neumático genera un ruido moderado y la letra C indica que el neumático es ruidoso y que supera el límite europeo.
  • Adherencia sobre nieve: el pictograma que lleva dibujado un copo de nieve indica si la adherencia del neumático es adecuada para la nieve y cumple con las normas europeas.
  • Agarre en hielo: el pictograma situado abajo a la derecha informa sobre si el neumático ofrece una buena tracción con hielo, cumpliendo los nuevos estándares de calidad ISO.
  • Código QR: el código QR que incorporan las nuevas etiquetas en la parte superior derecha ofrece información adicional sobre los neumáticos. El enlace del código QR lleva a una base de datos de la Unión Europea, la EPREL, donde está disponible toda la información del producto, así como las distintas clasificaciones de los neumáticos y datos sobre el proceso productivo. Toda esta información está incluida por los propios fabricantes de neumáticos.

Fabrican bolardos de seguridad ecológicos de caucho reciclado procedente de neumáticos usados

Un bolardo es un poste vertical firme que se coloca estratégicamente en calles, parkings o almacenes impidiendo el paso de vehículos hacia alguna dirección. El cometido principal de estos elementos que forman parte del mobiliario urbano es actuar como barrera protectora para asegurar que las personas o instalaciones no sufran daños en caso de un impacto. Actúan como elementos de seguridad y señalización vial en: islotes, pasos de peatones, contenedores, aceras, rampas de minusválidos, zonas de aparcamiento, etc

La aplicación del caucho reciclado procedente de neumáticos fuera de uso como materia prima de fabricación está permitiendo desarrollar productos sostenibles, de gran valor medioambiental y económicamente viables. Este es el caso de los bolardos de seguridad ecológicos, fabricados a partir del caucho reciclado procedente de neumáticos fuera de uso, según TNU (Tratamiento Neumáticos Usados). Cada uno de estos bolardos está compuesto al 80% de caucho de neumáticos fuera de uso, debidamente tratado para tal fin, e integran un núcleo de acero empotrado, llegando a utilizarse en la fabricación de un bolardo de 18 Kg el caucho equivalente que compone 3 neumáticos. Traducido en ahorros ecológicos, esto supone dejar de generar un residuo equivalente a 31,50 litros de petróleo y dejar de emitir el equivalente a 98,55 Kg. de CO2 al medio ambiente.

La rigidez y flexibilidad del caucho ofrece una firme barrera de protección por su gran capacidad de absorción de energía y resistencia a la intemperie. En este sentido los bolardos brindan una protección duradera y eco sostenible frente a impactos, minimizando posibles daños a peatones, ciclistas, motoristas, vehículos o mobiliario urbano. Las propiedades elásticas del caucho contribuyen por tanto en la mejora de la seguridad vial puesto que en caso de accidente el impacto es cuatro veces menor que contra un bolardo de acero. A nivel práctico, también reducen el rayado de los vehículos en caso de roces y el daño en los parachoques en caso de colisión. La reutilización del caucho procedente de neumáticos fuera de uso confiere a estos bolardos evidentes ventajas medioambientales, las cuales son acompañadas de una importante reducción de costes.

Cada año se desechan una gran cantidad de neumáticos fuera de uso, el reciclado hace posible que estos pasen de ser residuo a ser un recurso, cobrando una segunda vida y un nuevo comienzo para todos los materiales que lo integran, contribuyendo en la construcción de un futuro sostenible en el marco de la economía circular. En la actualidad, los nuevos usos del neumático reciclado son muchísimos. En el caso de no poder renovarse, estos van a plantas de reciclado donde se extraen y separan sus distintos componentes (caucho, fibra textil y acero). De la mano de los avances tecnológicos, sus componentes se reutilizan para una lista inacabable de nuevos usos.

SI VAS A VIAJAR EN SEMANA SANTA,RECUERDA REVISAR TUS NEUMÁTICOS.

A pesar de las restricciones de movilidad ya previstas en la mayoría de las comunidades autónomas, recomendamos seguir unas sencillas comprobaciones antes de los desplazamientos de Semana Santa para detectar de manera precoz posibles fallos en los neumáticos y evitar así percances en la carretera:

  1. Comprobar la presión de los neumáticos: es necesario comprobar periódicamente la presión para detectar si algún neumático hubiera perdido aire. En este sentido, una presión insuficiente o excesiva puede derivar en un desgaste y envejecimiento prematuro de los neumáticos, además de una falta de control del vehículo y un aumento considerable de la frenada.
  2. Vigila la profundidad y desgaste del dibujo: Hay que vigilar que el dibujo del neumático tenga una profundidad superior a 1,6 mm (límite legal establecido), siendo aconsejable su cambio cuando la profundidad del dibujo sea inferior a 3 mm. Un neumático desgastado por debajo del límite legal, e incluso antes, deja de cumplir su función y pone en peligro la seguridad, ya que el agarre disminuye y aumenta la distancia de frenado, multiplicando el riesgo de sufrir patinazos o el temido aquaplaning.
  3. Revisión visual para detectar cortes, deformaciones, objetos clavados o incrustados u otros signos de desgaste. Una simple inspección visual puede decir mucho sobre el estado de los neumáticos. Por ello, si presentan cualquier anomalía o irregularidad, es conveniente sustituir los mismos de inmediato, ya que puede comprometer la seguridad.
  4. Equilibrado y alineación. Si al circular con el vehículo este no mantiene una trayectoria estable (se va a la derecha o izquierda al soltar el volante por unos segundos) o bien se produce una vibración del volante, la alineación de los neumáticos no es la correcta, siendo aconsejable acudir a un taller para su revisión.
  5. Revisa la presión de la rueda de repuesto, si el vehículo dispone de ella. Es necesario revisar el estado y presión de la rueda de repuesto con la misma periodicidad que el resto de neumáticos del coche, aunque no se utilice, ya que con el paso del tiempo lo más probable es que haya perdido presión.

Más de 1,5 millones de vehículos circulan con los neumáticos en mal estado

Esta misma semana se ha confirmado que un millón y medio de vehículos podrían estar circulando con neumáticos que presentan defectos graves.

Lo confirma el informe realizado tras analizar más de un millón de inspecciones técnicas realizadas en las estaciones de ITV de TÜV SÜD ATISAE.

De 1.045.242 vehículos inspeccionados, incluidos ciclomotores, motocicletas, turismos, furgonetas, autobuses, vehículos de transporte de mercancías y remolques, un total de 48.073 presentaban defectos graves o muy graves en los neumáticos, lo que representa el 4,7% de las inspecciones.

Trasladando estos resultados al parque de automóviles, estaríamos hablando de un total de 1.572.033 vehículos que circularían con defectos graves en los neumáticos, concretamente 55.065 ciclomotores, 71.357 motocicletas, 1.272.419 turismos, 121.585 vehículos comerciales ligeros, 55.625 camiones y 2.148 autobuses.

El mayor número de defectos graves en neumáticos son de turismos, con el 5,2%, seguido de furgonetas con el 4,9%, ambos por encima de la media del resto de vehículos situada en el 4,7% de los casos.

Le siguen el transporte de personas de más de 9 plazas con el 3,3%, ciclomotores con el 2,9%, y camiones y remolques con el 2,2 y 2,3%, respectivamente. El vehículo que demuestra tener menos defectos en los neumáticos son las motocicletas, con el 2% de los defectos en neumáticos.

El 51% sufren un desgaste irregular excesivo en la banda de rodadura, seguido del 16% que presentan defectos de estado: deformaciones anormales, roturas u otros signos que evidencien el despegue de alguna capa en los flancos o de la banda de rodadura, y en tercer lugar el 14%, en donde la profundidad de las ranuras principales de la banda de rodadura no cumple las prescripciones reglamentarias de 1,6 mm, es decir, la banda de rodadura está prácticamente sin dibujo.

Los vehículos comerciales ligeros tienen una pauta muy simular a la de los turismos en cuanto a defectos en los neumáticos, presentando principalmente defectos con un 45% debido al desgaste irregular excesivo en la banda de rodadura, seguido del 17% que presentan defectos de estado, y en tercer lugar el 13% con la profundidad del dibujo por debajo del mínimo legal.

Continental reduce el número de pegatinas en sus neumáticos.

Continental ha decidido reducir de manera drástica los residuos plásticos proveniente de las pegatinas utilizadas en sus neumáticos nuevos. Desde el mes de enero de este año, la firma alemana ya no usa en la región EMEA (Europa, Oriente Medio y África) una de las dos pegatinas que se usaban anteriormente en las cubiertas, lo que evitará el desperdicio de aproximadamente 110 toneladas de residuos plásticos al año. En total, las láminas y las pegatinas tendrían una longitud de alrededor de 6,4 km, mayor que la avenida de la Castellana que cruza Madrid de norte a sur.

En este sentido, la información necesaria para la compra, tales como la marca, el tamaño, el número de artículo u otros datos, aparecerá en la etiqueta europea del neumático que se exige por ley en la Unión Europea y en otros países. La segunda pegatina, que es la que ya no se utiliza, contenía el logo de la marca correspondiente del grupo, ya sea Continental, Uniroyal, General Tire o Barum.

«Queremos contribuir a un planeta más sostenible»

“Al dejar de utilizar estas pegatinas, estamos dando un gran paso para cumplir nuestro objetivo de sostenibilidad al reducir y sustituir los materiales provenientes de combustibles fósiles en todos nuestros productos a nivel mundial”, señala Claus Petschick, director del departamento de Sostenibilidad de Continental. “Actualmente trabajamos para convertir toda nuestra cadena de producción en materiales sostenibles. Y es que evitar estos residuos, en particular los provenientes de plásticos, es el mejor paso que podemos dar en este sentido, porque nos ayudará a conservar mejor nuestros recursos naturales. Nuestra intención, con el recién creado departamento corporativo de sostenibilidad es contribuir a que el planeta que hereden las futuras generaciones sea más sostenible y un mejor lugar para vivir”.

EN CASO DE MONTAR UNOS NEUMÁTICOS EQUIVALENTES,NO HAY QUE HOMOLOGARLOS.

Los neumáticos equivalentes,ya están homologados y son aquellos que pueden sustituir a los neumáticos oficiales recomendados por el fabricante. Sus dimensiones son similares a las recomendadas para el vehículo y su uso es común en modelos con ruedas grandes o con medidas poco comunes.

Utilizar este tipo de neumáticos es completamente legal y, al estar ya homologados, no habrá problema para superar las pruebas de la Inspección Técnica de Vehículos.

Pero deben de cumplir una serie de requisitos:

  • El índice de carga del neumático equivalente debe ser igual o superior al homologado.
  • El código de velocidad del neumático equivalente debe ser igual o superior al homologado.
  • Iguales diámetro exterior, con una tolerancia del 3%.
  • El perfil de la llanta ha de ser igual a la del neumático homologado.
  • No deben de existir interferencias entre el neumático y otras partes del vehículo.
  • El ancho de vía del coche no debe variar, con una tolerancia de 30 milímetros.

TODO LO QUE HAY QUE SABER SOBRE EL INDICE DE CARGA DE LOS NEUMÁTICOS.

El índice de carga del neumático es un código numérico que nos indica el peso máximo que este puede soportar en condiciones óptimas de inflado. Cuanto más alto es este número, mayor es el peso que puede transportar.

los neumáticos, son el único elemento que une físicamente la carretera con el vehículo. Por tanto, el estado y las prestaciones del neumático determinarán la capacidad del vehículo.

La ley obliga a los fabricantes a utilizar determinados códigos para informar al usuario de las cualidades de cada neumático.

QUE ES EL INDICE DE CARGA

Es un código numérico que indica la capacidad de carga máxima del neumático. Se encuentra en el flanco, insertado en el código general, y cuanto mayor es el número, mayor es la capacidad de carga.

Os explicamos lo que quiere decir cada código.

245/45R18 96W

245:anchura de la sección nominal expresada en milímetros (el ancho de la banda de rodadura, la sección que entra en contacto con el suelo).

45:relación de altura con respecto a la sección (no es una medida neta, sino una proporción).

18:diámetro entre talones expresado en pulgadas (por tanto, necesita una llanta de 16 pulgadas).

96: índice de carga máxima que el neumático puede soportar a la velocidad que indica el índice de velocidad.

W:código de velocidad máxima a la que el neumático puede rodar con la carga indicada en su índice.

Lo más importante que debemos tener en cuenta a la hora de seleccionar un neumático, es que cada vehículo tiene una serie de códigos homologados, es decir, medidas de neumáticos equivalentes . Por tanto, no podremos montar cualquier neumático en cualquier coche, sino sólo uno que cumpla las características seleccionadas por el fabricante.

Siempre debemos tener en cuenta que nunca podremos montar un neumático con un índice de carga inferior al especificado por el fabricante del vehículo, ya que de lo contrario podríamos encontrarnos con un desgaste excesivo, un reventón o un accidente por exceso de peso.

Las etiquetas de los neumáticos cambiarán a partir de Mayo.

A partir de Mayo entrará en vigor el nuevo etiquetado de neumáticos de la Unión Europa y ofrece una información más completa sobre las características de los neumáticos.

En las nuevas etiquetas se han reestructurado los apartados de la resistencia de la rodadura y de comportamiento de frenado en carreteras mojadas.

Mientras que los niveles de ruido ahora se indican a través del número de decibelios y utilizando las letras A, B o C.

También se puede acceder a información adicional del neumático que hayan comprado a través de un código QR presente en las etiquetas que llevará a una base de datos.

También indica si se trata de un neumático con adherencia para conducir con nieve que cumpla con las normas de homologación o si se trata de un neumático que ofrece una buena tracción en hielo.

En este nuevo etiquetado, las clases A y C no han sufrido ningún cambio. Los de clase E por su resistencia en la rodadura y su agarre en mojado serán ahora clasificados como clase D.

Los que estaban en las clases F y G ahora serán asignados a la clase E.

Con todo esto, se consigue que las etiquetas sean más «claras y fáciles de interpretar».

Casi la mitad de los conductores españoles no presta importancia al estado de los neumáticos de su coche.

Continental y la Fundación CEA han realizado un estudio que revela que casi la mitad de los conductores españoles no presta la importancia que debería a los neumáticos de su coche. Hay que tener en cuenta que los neumáticos son el único punto de contacto del vehículo con el asfalto, y juegan un papel fundamental en nuestra seguridad.

Para un 56% de las mujeres lo más importante sea la profundidad del dibujo, frente al 34% en el caso de los hombres. Las tornas se invierten la considerar como factor más importante utilizar unas presiones de inflado correctas: un 39% consideran las presiones como primer punto a revisar, porcentaje que baja al 25% en las mujeres.

¿QUE ES MAS IMORTANTE:LA PROFUNDIDAD DEL DIBUJO O LA PRESIÓN DE LOS NEUMÁTICOS?

Utilizar las presiones correctas sigue siendo un factor al que NO se le presta la importancia necesaria. Porque un neumático nuevo con una presión incorrecta es más peligroso que un neumático de una marca premium próximo a su nivel máximo de desgaste, pero que ruede con las presiones adecuadas. Utilizar neumáticos con una presión inadecuada no solo influye en la seguridad, también provoca un mayor desgaste y aumenta el riesgo de sufrir un reventón.

REDUCE-RECICLA-REUTILIZA.

JUNTOS POR UN MUNDO MEJOR

La utilización de productos reciclados disminuye el consumo de energía. Cuando se consuman menos combustibles fósiles, se generará menos CO2 y por lo tanto habrá menos lluvia ácida y se reducirá el efecto invernadero.

Reciclar es un proceso muy simple y que nos puede ayudar a resolver muchos de los problemas creados por la forma de vida moderna.

Se pueden salvar grandes cantidades de recursos naturales no renovables cuando en los procesos de producción se utilizan materiales reciclados. Los recursos renovables, como los árboles, también pueden ser salvados.

En el aspecto financiero, el reciclaje puede generar muchos empleos. Se necesita una gran fuerza laboral para recolectar los materiales aptos para el reciclaje y para su clasificación.
El reciclaje del papel, plástico, desechos orgánicos y metales son de los más comunes, aunque no necesariamente los únicos.